Construcción artesanal y procesos creativos.


Proponemos un enfoque creativo, divertido y sano en nuestros trabajos.
Damos preferencia a los materiales recuperados y de mínimo impacto.
Publicamos los procesos con fotos y textos a modo de recetario.


Chacho, Si te gusta, dale a "ME GUSTA"

ME GUSTA

Cómo hacer un mostrador con maderas recicladas


Nuestros amigos de Kanika Yoga nos llamaron para ver si podíamos dar un nuevo aspecto a este viejo mostrador y allá que fuimos. Le dimos una nueva vida con maderas recicladas y aportando un diseño moderno. 




Este era el aspecto del mostrador antes de nuestra intervención, como ven es antiguo y con un diseño poco atractivo para un lugar como el que iba a ocupar. 

Comenzamos con la parte superior del mostrador, para ello elegimos maderas de la misma medida y las pusimos en diagonal tal y como muestra la foto. 

Para ello usamos una caladora (para cortar el sobrante), tornillos y cola blanca. 




Para la parte de abajo del mostrador utilizamos diferentes tipos y formatos de maderas recicladas. Esto aporta una variada gama de colores y un diseño original.



Las maderas las vamos cortando según la medida que precisemos e iremos construyendo el puzzle con cada una de las tablas.

Para sujetarlas y anclarlas a las paredes del mostrador usamos tornillos y cola blanca.



Finalmente hemos anclado un pequeño banco al mostrador tal y como de muestra en la foto. Para ello hemos quitado una pata del banco y hemos hecho que el mostrador sea parte de la sujeción.







Este es el aspecto que tiene ahora  el mostrador después de habernos conocido. 








Como hacer una peana para obra de arte


Vamos a mostrar el proceso que hemos seguido para hacer una peana 
destinada a exponer una obra de arte. 

Es un trabajo bastante meticuloso y algo más laborioso. Lo que perseguimos aquí 
es un acabado muy liso ya que va a formar parte de la propia pieza artística.






Lo primero que vamos a hacer es cortar los tablones a la medida que deseamos, para ello emplearemos una sierra circular, como la que mostramos en la imagen. Esta nos permite hacer cortes en ángulo o inglete. 







Cortamos los tres tablones grandes primero (la superficie y los dos laterales) y a continuación cortamos las tablas de los extremos que serán de menor tamaño en nuestro caso ya que nuestra peana debe tener forma rectangular. 

Hemos optado por hacer los cortes en ángulo/inglete para conseguir una sensación compacta y de una sola pieza, ya que los cantos y esquinas terminarán en pico. 









El siguiente paso será cortar unas maderas en forma de triangulo que atornillaremos a los diferentes extremos de las maderas y nos servirán para darle solidez a la estructura y agarrar así las diferentes paredes. Para sujetar los tacos usaremos tornillos y cola blanca. 











Una vez hemos atornillado y encolado las diferentes paredes de nuestra estructura, rellenaremos los posibles huecos y ranuras que queden de los cantos con pegamento. Nosotros hemos usado cola de poliuretano que además de tener gran adherencia hace de relleno para los huecos. 








Dado que queremos conseguir un acabado muy liso, aplicamos una masilla a toda la superficie de la estructura, que además nos sirve para perfilar los cantos y esconder los tornillos.

Esta masilla la aplicamos con una espátula fina o bien con una chapa pulida. 





Una vez seca la masilla para madera lijaremos todo los lados de la peana, debemos tener cuidado con los cantos para no estropearlos o redondearlos. En nuestro caso queríamos unas esquinas con ángulos bien definidos.

Para ello hemos utilizado lijadora y en algunos puntos lija de mano.








Este sería el aspecto de la pieza tras aplicar la masilla y lijarlo.































Finalmente una vez tenemos toda la superficie lista nos toca pintar. Para ello hemos utilizado pintura esmalte blanca y un rodillo muy fino.

Dado que la madera tenía bastante vetas hemos aplicado varias capas de pintura y para conseguir un buen resultado.

Podemos elegir diferentes pinturas para lograr un acabado brillante o bien mate.











Rejas curvilíneas


La seguridad es algo que no tiene que estar reñido con lo estético ni lo convencional, aquí tenemos un buen ejemplo de ello. En esta entrada les vamos a mostrar un enrejado de seguridad que escapa de lo habitual y que hace de la necesidad un aporte estético interesante. 





En primer lugar debemos pensar en el diseño para nuestra reja. Es importante pensar en algo que nos resulte interesante estéticamente ya que es algo que nos va a acompañar a diario. 

Nosotros elegimos este diseño de lineas curvas que escapa de la idea más tradicional de enrejado. 

Dibujaremos el "mapa" de nuestra reja sobre una chapa de metal, esta nos va a servir de guía para ir construyendo la pieza, además soportará el calo a la hora de soldar.



A continuación creamos un marco de la medida del hueco que queremos enrejar, puede ser el hueco de una puerta, una ventana o lo que queramos.

En ese marco iremos soldando las primeras piezas para ir construyendo  nuestro puzzle, para ello necesitamos la radial con la cual iremos cortando las barras metálicas a la medida que queramos.

Para darle la forma curva necesaria a las piezas nos ayudaremos de herramientas como los sargentos, gatos, etc. o simplemente con las esquinas de nuestra mesa de trabajo. 













A medida que vamos construyendo las piezas del puzzle las vamos soldando una a una por cada uno de los extremos


Como mostramos en las siguientes imágenes, se consigue un aspecto bastante original en la pieza con un diseño interesante que escapa de la sensación "carcelaria" de enrejado. 






Cómo hacer una puerta corredera

Nos encontramos estas dos bellas puertas en la basura y que mejor idea que volverles a dar una nueva vida. Esta vez se nos ocurrió crear una puerta corredera grande para una casa de comidas, que serviría para separar dos espacios, la cocina del salón principal. 

 






Las bisagras que tenían las puertas estaban cubiertas con una capa de pintura bastante gruesa. Para ahorrar tiempo y esfuerzo hicimos con la radial un pequeño corte en la cabeza de cada uno de los diferentes tornillos, una vez hecho el corte ya se puede introducir el destornillador de manera muy sencilla para quitar los tornillos. 






Una vez retiradas las bisagras y los tornillos de esta forma tan sencilla  ya podemos lijar los diferentes planos de manera más cómoda y conseguir un mejor acabado. 

Se van lijando los diferentes planos de las puertas. Podemos decantarnos por un lijado completo o bien podemos mantener zonas que nos gusten sin lijar y que pueden resultarnos  interesantes estéticamente. En este caso optamos por un lijado completo de las diferentes superficies como mostramos en la siguiente imagen. 







Una vez tenemos las puertas perfectamente lijadas las hemos unido con una estructura de metal diseñada y elaborada por nosotros mismos, creando así una sola pieza bastante robusta.



A esta estructura metálica le hemos puesto en la parte superior los rodamientos que se deslizarán dentro de los carriles para conseguir que sea una puerta corredera. De esta manera podemos usarla a diario empleando el mínimo esfuerzo posible para la apertura y cierre resultando muy cómodo su uso. 










Finalmente hemos anclado a la pared el carril por donde se deslizarán los rodamiento de la puerta y por último hemos colocado la puerta.

Como pueden observar se logra una pieza original y muy cómoda para el uso diario. 





ME GUSTA