Construcción artesanal y procesos creativos.


Proponemos un enfoque creativo, divertido y sano en nuestros trabajos.
Damos preferencia a los materiales recuperados y de mínimo impacto.
Publicamos los procesos con fotos y textos a modo de recetario.


Chacho, Si te gusta, dale a "ME GUSTA"

ME GUSTA

Cerramiento fijo y puerta de acordeón acristalados.


Nuestra colaboración con "La Perla Negra" consistió en hacer un cerramiento en la entrada de su local que tenía unos 7 metros de largo.
Tuvimos que esperar, ya que las asociaciones culturales sin ánimo de lucro no solemos contar con grandes presupuestos, era necesario reciclar lo máximo posible. Se nos ocurrió hacer algo parecido a lo que hicimos en "la casa de los jacintos" un cerramiento fijo con ventanas y contraventana antiguas, recicladas, para la mitad de la entrada,  y una puerta de acordeón para la otra mitad.

El cerramiento fijo:



Aquí vemos la entrada que teníamos que cerrar y las ventanas recicladas que usamos para construir el panel.








Lo primero que hicimos fue limpiar las ventanas de todos los herrajes y complementos que llevaban de su anterior función. para esto usamos una caladora para cortar las maderas que molestaban y una radial para quitar las bisagras antiguas.


También quitamos estas piezas que sirven para cerrar las ventanas al suelo para colocarselos a la puerta de acordeón, permitiendo dejar el acordeón cerrado dejando abrible de a diario una sola puerta.

  
Presentamos las ventanas en el suelo y los tubos de hierro cuadrados alrededor, formando el marco. lo juntamos todo muy bien para que quedara ajustadito y a medida.


Teniendo en cuenta que este tipo de ventanas no tienen unas medidas idénticas entre sí, usamos otro método diferente al metro:
Sin miedo a quemar un poco las ventanas hicimos los primeros puntos de soldadura, es importante hacer los puntos alejados de la madera y tener agua a mano para enfriar las soldaduras y que la madera no corra ningún riesgo.
Esto se hace para asegurar que el marco de sujeción queda ajustado a las medidas irregulares.


Lo siguiente y ya sin las ventanas en medio terminamos de repasar todas las uniones con unos buenos cordones de soldadura. Además colocamos unas piezas de pletina con agujero en lo que sería la parte de la estructura que da al interior del local, a las que luego atornillaríamos las ventanas, para este caso las colocamos en cada una de las esquinas y en los centros de los cuadrantes.




Colocamos la estructura metálica en su sitio y luego todas las ventanas, atornillarlas por dentro es fundamental así no se puede desmontar desde afuera.


La puerta de acordeón: 


Para esta parte usamos unas puertas acristaladas también recicladas procedentes de un contenedor de escombros.










Limpiamos con una caladora todos los cantos,



Aprovechando que el marco de esta entrada estaba rematado con vigas de hierro, soldamos a esta las bisagras de la primera puerta.




 A la primera puerta atornillamos las bisagras de la segunda, y a esta las de la tercera. En la parte superior entre la viga de la pared y el tubo estructural del cerramiento fijo, soldamos el rail de la puerta acordeón, en el que enbramos rodamientos para la primera y segunda puerta, este rail ayuda a que no se fuercen las bisagras con el peso y permite abrir y cerrar por completo el acordeón.


La parte superior del raíl lo cerramos con dos ventanitas fijas también recicladas.





El resultado final es un cerramiento acristalado con puerta acordeón que permite abrir y cerran una sola puerta para uso diario de entrada y salida de personas, o las tres puertas en el caso de tener que entrar o sacar objetos grandes.

Saludos y gracias a Juanma y Mark, Artistas y gestores de "la perla negra"




ME GUSTA