Construcción artesanal y procesos creativos.


Proponemos un enfoque creativo, divertido y sano en nuestros trabajos. Damos preferencia a los materiales recuperados y de mínimo impacto.
Publicamos los procesos con fotos y textos a modo de recetario.

Si tienes una idea podemos ayudarte a definirla.

Si te gusta, dale a "ME GUSTA"

ME GUSTA

Juguete de construccion con retales de madera

La experiencia vital es algo curioso. Basta estar interesado en algo, para que derepente se te presente la oportunidad de participar de alguna manera, para que eso que te interesa empiece a transformar tu experiencia.

Estaba leyendo "Sumerhill" , obra de A.S Neill y fantaseaba con las bonitas ideas de una educación basada en la autoregulación de los niños en libertad, y en que los niños no son inválidos natos, ni autómatas inconscientes necesitados de instrucción para poder ser buenos seres sociales, sino que más bien son seres innatamente curiosos, necesitados de amor y libertad para poder desarollar su verdadero potencial humano.
De repente hice un puente entre una idea y otra...

Y esto me llevó a pensar que lo que sucede realmente con la educación establecida en nuestra sociedad, y en el mundo entero, es que está basada en lo contrario. Con una educación sustentada en la regulación forzada de los niños en las aulas, y la memorización (digamos que los niños prefieren otros espacios más pensados para el juego, y la satisfacción de la curiosidad para adquirir conocimientos), salvo en contadas excepciones estos acaban convirtiendose en inválidos, autómatas inconscientes necesitados de instrucción, faltos de creatividad, curiosidad y pasión. Que casualidad que sea justo este tipo de ciudadano lo que necesitan estos gordos de poder para poder seguir existiendo.

De repente una llamada. Me llamaban de la escuela de educación libre "El dragón", situada en torrelodones Madrid, y me ofrecían ser el constructor de los diferentes columpios, y juguetes. 


"Crea tu porpio Dragón"
Este primer juguete consiste en una caja de piezas de diferente índole (piezas con diferentes formas de madera, plástico, metal, cuerdas y ruedas), que mediante unos agujeros y unos palitos que encajan en estos agujeros, tienen la posibilidad de unirse unas a otras, dando al que juega la diversión de crear un bicho completamente difernete cada vez que lo monta, y además en muy poco tiempo.

Lo que tienen en común todas las piezas, es que son de segundo uso, sean del material que sean, fueron obtenidas de retal, reutilización o desguace, garantizandole el título de juguete ecológico.
El sistema de anclaje mediante agujero y palito, y la procedencia de las piezas, garantiza la siempre ampliabilidad del juego, fabricando nuevas piezas.














Diseño de y construcción de mueble de lavabo




Este verano estuvimos de viaje, dando la bienvenida a este mundo a nuestro pequeño Simón. Esta fue la aventura de este verano, pero ya que nos fuimos lejos a la tierra de Blanca, pensamos que estaría bien aprovechar para hacer el mueble para el lavabo de sus abuelitos Claudio y Carmen.























Basándonos en ese primer dibujito que Blanca se trajo de la casa de sus abuelos
recortamos las piezas necesarias de una planchan de 2 cm de espesor de madera de pino macizo.
Lo básico del mueble (caras, anclajes, uniones de piezas y puertas) fue preparado en nuestro taller en Madrid, y transportado a Asturias,


 
donde lijamos finalmente las piezas, dimos el acabado acorde a los colores del baño, tiñendo de blanco e instalamos.




Para transportarlo a medio hacer hasta Asturias fue necesario que fuera sencillo y desmontable, así que nos propusimos que las piezas fueran las siguientes: 4 piezas de madera (frontal con sus puertas, laterales y una balda interna), una pieza de hierro que sustituye a una cara trasera.




















y las piezas de anclaje (unos ángulos recortes de perfil L de 30mm con unos agujeros para atornillar)



Para conseguir un diseño sencillo e interesante pusimos las puertas sobrepuestas al plano frontal del mueble, y recortamos las piezas de madera de modo que tuvieran las patas unidas,

utilizamos también unas bisagras de mueble de cocina, de fácil instalación.



y unos tiradores reciclados de unas mesillas de noche que habían por la casa le dieron el toque final.

ME GUSTA