Construcción artesanal y procesos creativos.


Proponemos un enfoque creativo, divertido y sano en nuestros trabajos.
Damos preferencia a los materiales recuperados y de mínimo impacto.
Publicamos los procesos con fotos y textos a modo de recetario.


Chacho, Si te gusta, dale a "ME GUSTA"

ME GUSTA

Estantería separadora de espacios



Nuestro amigo Adam nos encargó dividir un espacio enorme mediante una estantería librería que haría de muro separador, siendo los libros usados en este contexto, como "ladrillos". El objetivo era convertir un salón muy grande, en un salón y una habitación separadas por un muro cargado de información.
La estantería se construiría a base de módulos apilables a modo de tetris consiguiendo una estructura transformable al gusto en cuanto a forma y dimensiones, en el caso de querer ampliarla en tamaño los espacios entre módulo y módulo serían nuestro as, abriendo nuevos espacios.



La idea inicial fue hacer una estantería a base de madera maciza de roble u olivo, a ser posible de cincuenta centímetros de ancho para que se pudieran colocar doble en libros, por delante y por detrás. esta idea la desechamos rápidamente por la dificultad de encontrar este tipo de material a un precio razonable, la imaginación se nos iba más bien a intentar encontrar la madera reciclada, pero eso si, algo importante que no podía cambiar respecto a la idea inicial, es que la madera tenía que ser maciza, bella y cálida. En un momento de lucidez, observando las puertas de casablanca, dí con la solución.

>>

Los estantes los haríamos a base de madera de pino sacada de puertas viejas que encontráramos desechadas, y al día siguiente cual fue nuestra sorpresa al salir de casa...



Un contenedor de esos de hierro, donde los obreros de la construcción tiran los escombros, lleno de contraventanas de más de cien años de contigüidad. La madera estaba en perfecto estado, con la ayuda de los obreros sacamos cuarenta.

Pasos para limpiar el material y acondicionarlo, partiendo de unas puertas repintadas:



- Limpiar las puertas con agua y jabón para que sea más agradable el trabajo. Las puertas estaban impregnadas con una capa de contaminación de atocha, bastante gruesa.



- Quitar a punzón la capa de pintura que había en la ranura de los tornillos de las bisagras y cierres, para poder sacarlos y reutilizarlos en otro proyecto.




- Cepillar las partes accesibles al plano del cepillo para sacar la madera oculta bajo las capas de pintura de toda la vida, haciendolas bellas y encolables.
- Lijar estas partes previamente cepilladas para quitar las posibles astillas y dar suavidad.



- Dividir las puertas en cuarterones sueltos mediante una sierra circular. Habían tres tamaños diferentes de cuarterón, con lo que pudimos sacar seis tipos diferentes de módulo.



Es muy importante que los cortes salgan rectos, en angulo 90º y los tamaños de las piezas exactos, asi evitamos complicarnos a la hora de montar.

La estrategia de montaje de los módulos fue pensada para vagos. Con unos gatos de un metro, un taladro con broca de doce milímetros, unas varillas de madera, un martillo y un kilo de cola de carpintero lo teníamos todo.



- Dar cola en los cantos y planos a encolar.
- Montar el módulo ayudándonos con unos gatos para poder manejarlos, y agujerear en las uniones atravesando el plano de un cuarterón y el canto del otro con la broca del 12.
- Introducir cola en el agujero y luego la varilla de madera, ayudándonos para esto de un martillo. Que la varilla entre a presión es una buena señal, ya que al quitar los gatos un minuto más tarde la pieza tiene que quedar sólida, almacenándola en un rincón y pasando a encolar el siguiente módulo.



también construimos seis módulos cuadrados pequeños que colocados verticalmente en la base de la estantería, elevando esta un poco del suelo para favorecer la limpieza y el feng shui.



- Arreglar mediante radial las uniones en los cantos para unifiacar las piezas, consiguiendo que cada uno de los módulos sea único.



- Dar masilla a todos los agujeros de bisagra, grietas y aberturas varias que surgieron del proceso, consiguiendo con esto que los agujeros no sean negros sino blancos, y además tapar posibles nidos de insecto y demás criaturas .


Aves do paraiso (elementos de suelo).

Nuestro viejo amigo Bruno nos encargó los elementos de suelo, para la próxima obra de nuestro nuevo amigo Carlos.



lo primero fue la construcción de una enorme jaula como para pájaros jurásicos. Esta jaula tenía que ser desmontable para poder transportarla hasta el lugar de exposición.
Aquí dejo las fotos y dibujo previo.



Las dimensiones del objeto (3x2x1m) impedían fabricar cada pieza por separado para al final montarlas, cualquier fallo minimo en medidas o ángulos de las uniones habrían hecho imposible el montaje. Por esto decidimos ir montando las piezas a medida que se fabricaban, así al acabar estaríamos seguros de que se podía desmontar, y por consiguiente volver a montar.




Lo segundo fueron una serie de estructuras en alambre, similares a determinadas conchas marinas.



El alambre que usamos fue de tres milímetros de espesor, el mínimo como para soldar al arco con relativa comodidad, ya que se fundía y partía a la mínima que no estuvieras a tope concentrado. Al soldar alambre hay que tener cuidado y asegurarse de no usar galvanizado, ¡¡es tóxico!!
El ideal es de un tipo al que llaman "recocido".



La experiencia con las conchas ha sido muy positiva en grán parte por la buena compañía y colaboración de nuestra querida Esther, que además de pasar un rato agradable nos pusimos morenos a soldar.

ME GUSTA