Construcción artesanal y procesos creativos.


Proponemos un enfoque creativo, divertido y sano en nuestros trabajos. Damos preferencia a los materiales recuperados y de mínimo impacto.
Publicamos los procesos con fotos y textos a modo de recetario.

Si tienes una idea podemos ayudarte a definirla.

Si te gusta, dale a "ME GUSTA"

ME GUSTA

ELEMENTO MOVIL PARA ESCENOGRAFÍA "LOS DIVINOS" (Gondola)





Para la obra "los divinos" nos hicieron un pequeño encargo. Este consistió en fabricar una especie de patín gigante al que debían poder subirse cuatro personas, este patín debía estar decorado a modo de góndola, y en el aspecto técnico debía poder desmontarse, plegarse para poder transportarlo con facilidad incluso facturarlo en aeropuertos.



Materiales:

- una pieza de contrachapado de 30mm de espesor, y unas medidas de 220x55 cm, elegimos el contrachapado porque la relación fuerza-peso son ideales: muy resistente, flexible y ligero.
- seis ruedas unidireccionales muy resistentes y silenciosas.
- 110 cm de perfil en L de 40mm.
- dos bisagras cilíndricas para soldar de unos 10 cm.
- un rollo de cinta de lija antideslizante.
- pvc espumado de 3mm
- pintura, tornillos, electrodos para soldar, sierra de calar y demás consumibles.







Lo primero fue dibujar en el contrachapado el contorno de los que sería la base del patín, dibujamos una primera curva a mano alzada en una de las esquinas de la tabla, que al recortarla con la caladora, tuvimos como resto una pieza que nos servía como molde para marcar las otras tres curvas. También dividimos la tabla exactamente por la mitad.




Para conseguir que el patín fuera plegable por el centro, y que a su vez tuviera mucha fuerza desplegado soportando el peso y las tensiones de cuatro personas, reforzamos los extremos de esta parte central con unos perfiles en L de 40mm, a los que soldamos las bisagras.


A cada una de las mitades del patín, le colocamos tres ruedas, con el fin de conseguir que tuvieran estabilidad por si misma y no dependieran la una de la otra.
Las ruedas las colocamos haciendo un triángulo lo más amplio posible, para que al subirse las cuatro personas (dos por cada mitad) tuvieran la mayor cantidad superficie pisable (la que se encuentra dentro de este triángulo).

Las ruedas de atrás, las que están mas cerca del centro también están lo más pegadas al borde posible, consiguiendo que una vez desplegado el patín, la superficie no pisable entre uno y otro módulo, fuera lo más estrecha posible y no hubiera que poner ningún tipo de refuerzo.
Una vez acabada la parte estructural lo siguiente fue la decorativa, la que convierte un patín en una góndola.
Dibujar y recortar las piezas de pvc espumado de 3mm con unas medidas adecuadas era importante ya que tenían que poder llevarse protegidas de los golpes en el interior del patín plegado, y una vez montadas en su sitio tenían que simular una góndola en lo posible a una real.

Elegí este material porque es ligero, flexible, y la humedad le resbala. esta era una condición importante porque el almacén donde luego descansaría es un lugar bastante húmedo.

La elección del plástico ya de color negro fue algo positivo ya que así solo habría que colorear lo dorado y el agua, quedando la parte en negro totalmente uniforme.
Lo siguiente fue colocar velcro en las partes traseras de estas piezas de pvc y en los cantos del patín, para conseguir unir unas a otras, y que gracias a la fexibilidad del pvc, se adaptara a las formas y adoptaran naturalmente las curvas de una embarcación. 
El último problema a resolver era que los lugares donde se solapaba el pvc, quedaban gruesos, y se notaba una falta de uniformidad en el borde de la góndola. Para eso mi hermanito tuvo la genial idea de unificarlo colocandole alrededor una manguera abierta en canal, unificando y didimulando este defecto estético.
 

ME GUSTA